15.5 C
Santiago
InicioNoticias y entrevistasLos microseguros, protección financiera a bajo costo que crece en el país

Los microseguros, protección financiera a bajo costo que crece en el país

Los seguros baratos son una opción para que más personas tengan acceso a este producto financiero. Actualmente se estima que 16.5 millones de personas tienen una póliza de vida de este tipo en México.

Tener la protección financiera que brinda un seguro, de cualquier tipo, puede no ser tan caro como quizá se imagine. Uno de los principales mitos que rodea a los productos de aseguramiento es que son caros, sin embargo, existen protecciones a bajo costo que brindan respaldo económico en caso de fallecimiento, enfermedad u otros incidentes.

Los microseguros apoyan a las familias a enfrentar alguna catástrofe familiar, la pérdida de vida de una persona, daños al patrimonio, evitar una condición de mayor sufrimiento económico, según información de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

“Los microseguros se diseñaron para que fuera un producto que sirviera como un primer acercamiento al mercado financiero y se genera básicamente haciendo sinergia con otro tipo de productos, con otro tipo de servicios y brinda un apoyo económico a los miembros de la familia. Por lo general estos microseguros son seguros con sumas aseguradas tal vez pequeñas, pero que sin duda le cambian la vida a una familia”, explicó Norma Alicia Rosas, directora general de la AMIS.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF), los montos de aseguramiento de los microseguros individuales de vida, accidentes y enfermedades están limitados a 20,000 Unidades de Inversión (UDI), que son alrededor de 155,600 pesos. Algunos de estos seguros pueden costar hasta 100 pesos al año o más, dependiendo del producto y la empresa que lo ofrezca.

También hay microseguros que se contratan de manera colectiva, es decir, los compran las empresas para darlos como prestación a sus trabajadores, y la suma asegurada tope por integrante es de 15,000 Udis, unos 116,700 pesos.

En los microseguros de daños sus costo mensual no debería rebasar 20 Udis, que actualmente corresponden a 155.6 pesos mensuales.

La protección que contemplan son coberturas por daños a causa de terremoto, erupción volcánica, huracán y otros riesgos hidrometeorológicos; la suma asegurada máxima es de 45,000 Udis, equivalentes a 350,100 pesos, según datos de la CNSF.

¿Dónde comprarlos?

“Normalmente los microseguros se venden a través de canales de distribución que son los no tradicionales y que tienen bajo costos de transacción: pueden ser redes bancarias, en redes de microfinancieras, redes comerciales. Tenemos muchas empresas que tienen tiendas, algunas tipo departamental o de venta de comestibles en prácticamente toda la República Mexicana. Entonces, también a través de ellos se están comercializando”, explicó Norma Alicia Rosas.

Algunos también se ofrecen a través de servicios públicos y nuevas redes de distribución basadas en intermediarios no tradicionales a través de internet, de una app, del teléfono, dijo.

Actualmente se estima que hay 16.5 millones de microseguros colocados en todo el país. En 2016 existían 10.3 millones de microseguros de vida y al cierre del 2022 se estima que 16.5 millones de personas cuentan con este producto, destacó la representante de las aseguradoras.

El crecimiento reportado en estos productos está relacionado con el diseño sencillo y de fácil entendimiento para las personas ya que sus beneficios están perfectamente definidos.

Acercar estos productos a las personas no ha sido fácil. La comercialización de estos productos comenzó acercándose a los líderes de comunidades, representantes de los pueblos que tenían credibilidad, como sacerdotes.

“En algunos casos fue el alcalde o pudo haber sido el sacerdote. Comenzaron con comunidades de mujeres, que querían emprender algunos negocios y entonces les decían: “Oye, y si llegas a faltar, qué pasa con tu familia, etc.”, contó la directora de la AMIS.

Fuente: El Economista

Últimos artículos

Conoce más