15.5 C
Santiago
InicioInnovación y tecnologíaLos inversores miran al mercado asegurador: oportunidades y prioridades

Los inversores miran al mercado asegurador: oportunidades y prioridades

Según la consultora McKinsey, la incertidumbre macroeconómica determinará dónde los inversores desplegarán capital en seguros.

Después de un 2021 frenético, el mercado de capital privado experimentó una disminución del 15% en el número de transacciones en 2022. La industria de seguros de América del Norte también sintió la desaceleración, viendo una reducción similar en las transacciones de 2021 a 2022, según el análisis de McKinsey de los datos de Pitchbook. A pesar de estos cambios, el sector de seguros sigue siendo una vía de inversión atractiva para las empresas de capital privado que buscan rendimientos estables en un entorno macroeconómico desafiante.

En agosto de 2021, cuando McKinsey publicó por última vez su perspectiva sobre este espacio, el mundo estaba comenzando a salir de la pandemia de COVID-19 y varios temas generales ocupaban un lugar destacado en la mente, incluida la consolidación continua de los corredores, un movimiento hacia mercados no admitidos y desinversiones en medio de un entorno de bajos intereses. Hoy en día, las circunstancias justifican un cambio estratégico de enfoque. Un aumento de la inflación, el costo del capital, la trayectoria de las tasas de interés y la escalada de valoración de algunos activos requieren un enfoque más exigente en la selección de adquisiciones. En este entorno de capital, el arbitraje múltiple sobre acumulaciones será más costoso y las tesis de transacción serán más complejas, ya que toman en cuenta factores adicionales para lograr los mismos rendimientos.

Las condiciones imperantes en el mercado han dado lugar a un entorno considerablemente más formidable que el que se ha presenciado en los últimos años. Nos sumergimos en cuatro tendencias (agregación y diversificación de la distribución, enfoque en la inversión en insurtech, vida y rentas vitalicias como fuente continua de capital permanente y soluciones de capital alternativas) que darán forma al rol del capital privado en el sector de seguros en los próximos meses y años. Los practicantes del capital privado deben navegar este terreno con una combinación de prudencia, adaptabilidad e innovación para lograr el éxito en el panorama de las inversiones centradas en seguros.

El capital privado en seguros en la actualidad

Los seguros son una parte cada vez más importante de los acuerdos de servicios financieros de capital privado, y representan aproximadamente el 60% de todo el volumen de acuerdos de capital privado entre grupos de instituciones financieras (por número de transacciones) en los últimos años, según el análisis de McKinsey de los datos de Pitchbook. Se ha hecho evidente una desaceleración pronunciada en el entorno de tasas para muchas líneas de negocios, una tendencia que se prevé conducirá a una mayor debilitación de varias líneas de seguros en el corto plazo.

De 2020 a 2022, aproximadamente las tres cuartas partes del volumen de transacciones de capital privado de seguros fueron impulsadas por distribuidores de seguros. Según el análisis de McKinsey, aproximadamente el 10% de los acuerdos fueron jugadas de balance y el 9% fueron servicios (por ejemplo, reclamaciones, suscripción o soporte de distribución para los titulares).

Cuatro temas que definirán el capital privado en seguros

El panorama cambiante y la incertidumbre macroeconómica obligan a los actores de la industria a navegar en un terreno que exige no sólo crecimiento sino también agilidad estratégica. Teniendo esto en cuenta, cuatro temas dominarán la atención de los inversores en seguros en el corto plazo:

Agregación y diversificación de distribución

La agregación y diversificación de la distribución sigue representando uno de los mayores impulsores de la actividad de capital privado dentro de los seguros. Los distribuidores, como los corredores y los agentes generales de gestión, siguen siendo inversiones de capital privado populares debido a su mínima intensidad de capital, su alta conversión de flujo de efectivo libre, sus modelos de ingresos recurrentes y su resiliencia histórica a lo largo de los ciclos económicos. Sin embargo, el reciente aumento de las tasas de interés y el consiguiente aumento de los costos de la deuda han ralentizado la consolidación de los corredores, mientras que los agentes gestores generales todavía se encuentran en las primeras etapas de lo que podría considerarse la “siguiente” fase de consolidación de los corredores. Como resultado, el apetito por las fusiones y adquisiciones en el espacio de los agentes generales de gestión está aumentando, y la brecha en los múltiplos de valoración entre los actores pequeños y grandes de este sector sigue siendo sustancial.

Inversión específica en insurtech, liderada por actores del ecosistema que apoyan a los tradicionales

De 2017 a 2021, la inversión en insurtech experimentó un auge y alcanzó niveles récord en 2021. Sin embargo, las caídas de alto perfil de varias insurtech después de su oferta pública de venta han dejado a los inversores cautelosos. La vacilación de los inversores se ha visto agravada por las presiones inflacionarias y el acceso restringido al capital, que han frenado la inversión en insurtech durante el último año en geografías de todo el mundo. Por ejemplo, el capital de riesgo experimentó una disminución significativa de una tasa de crecimiento anual compuesta de cuatro años del 12% en acuerdos de insurtech a una disminución del 21% en 2022.

Vida y rentas vitalicias como fuente continua de capital permanente

Un número creciente de administradores de activos alternativos han identificado las rentas vitalicias y vitalicias como fuentes de capital permanente: pasivos a largo plazo cuyos activos de contrapeso deben invertirse, lo que a menudo proporciona márgenes de diferencial atractivos. McKinsey publicó sobre la oportunidad por primera vez a principios de 2022 y, desde entonces, la oportunidad de inversión no ha hecho más que encontrar más interesados ​​y volverse cada vez más competitiva.

Los gestores de activos alternativos siguen aumentando su presencia entre las aseguradoras de vida. Según S&P Global, las plataformas respaldadas por capital privado ahora poseen más de 600 mil millones de dólares en activos de vida y rentas vitalicias en Estados Unidos, y su contribución a los administradores de activos alternativos es significativa. Sin embargo, a pesar de este crecimiento, la oportunidad sigue en gran medida sin explotar, con un mercado direccionable de casi 4 billones de dólares entre pasivos vigentes y entrada de nuevos negocios.

Los resultados escalados de muchos administradores de activos alternativos han atraído a nuevos participantes y han aumentado la competencia en el espacio. Es probable que el enfoque inversor evolucione de tres maneras específicas. En primer lugar, algunos inversores están adoptando cada vez más un enfoque expansivo en materia de pasivos, pasando del ancla histórica de pasivos simples basados ​​en diferenciales (por ejemplo, anualidades fijas y de índice fijo) a pasivos cada vez más complejos (por ejemplo, garantía secundaria de vida universal). En segundo lugar, algunos están adoptando un enfoque expansivo de creación de valor, que históricamente estuvo anclado en el alfa de la inversión (particularmente dentro de las clases de activos privados) y ahora está evolucionando hacia palancas cada vez más operativas y centradas en los pasivos. Y en tercer lugar, el panorama de los seguros de capital privado ahora se centra globalmente en Estados Unidos, Europa occidental y partes de Asia desarrollada.

Impulso continuo para soluciones de capital alternativo

El capital alternativo sigue representando oportunidades para los inversores y las aseguradoras respaldadas por capital privado, aunque con ciertas limitaciones. Los inversores pueden aprovechar las crecientes oportunidades de valores vinculados a seguros. Sin embargo, a menudo experimentan resultados mixtos. Los seguros de propiedad y accidentes han estado en un ciclo de mercado difícil desde 2017, lo que ha resultado en importantes limitaciones de capacidad de reaseguro para las aseguradoras. En 2023, las tasas de reaseguro se endurecieron entre un 20 y un 30 por ciento en comparación con el año anterior, y esta tendencia no muestra indicios de disminuir en el corto plazo. En consecuencia, los corredores y transportistas buscan cada vez más inversionistas externos para brindarles capacidad, lo que lleva al rápido crecimiento observado en las emisiones de valores vinculados a seguros y otras formas de capital de seguros alternativo, como las garantías contra pérdidas de la industria y los sidecars.

En 2021, los inversores inyectaron aproximadamente 20.000 millones de dólares en el mercado de seguros en forma de valores vinculados a seguros, según el análisis de McKinsey de los datos de Artemis. Hasta el momento, las emisiones de 2023 están en camino de superar este récord (proyectado entre 20 mil millones y 25 mil millones de dólares, con una tasa de crecimiento anual compuesta de aproximadamente el 20% en los últimos cinco años). Si bien la mayoría de las nuevas emisiones suelen centrarse en bonos catastróficos inmobiliarios (60 a 70 por ciento del total) y bonos hipotecarios (20 a 30 por ciento), más recientemente, los inversores han demostrado interés en los bonos cibernéticos, una tendencia iniciada por el lanzamiento por parte de Beazley del primer bono de catástrofe cibernética, estructurado por Gallagher Securities.

Atraídos por la perspectiva de rendimientos consistentes e inversiones que no están correlacionadas con los mercados financieros más amplios, los inversores en valores vinculados a seguros han enfrentado un desempeño mixto desde 2017, en parte debido a un repunte de los eventos climáticos extremos. Desde 2017, un promedio de 14 a 22 catástrofes naturales por año han causado daños superiores a mil millones de dólares cada año, en comparación con menos de cinco catástrofes de este tipo por año en las dos décadas anteriores. Como resultado, los rendimientos de los valores vinculados a seguros oscilaron entre -6% a 11% de 2017 a 2023.

Dentro de este mercado volátil pero cada vez más endurecido, se espera que continúe el interés de los inversores en valores vinculados a seguros. Los inversores se sienten atraídos por emisores con especial experiencia en suscripción de catástrofes inmobiliarias y por aquellos con antecedentes comprobados de rentabilidad que ofrecen bonos que cubren nuevos peligros. Por ejemplo, los seguros cibernéticos han atraído la atención debido a sus índices de siniestralidad que oscilaron entre el 30 y el 50 por ciento en los últimos cinco años, acompañados de un fuerte endurecimiento de los precios. Un posible ciclo de “mercado blando” podría resultar en una desaceleración en el crecimiento de los valores vinculados a seguros, ya que las aseguradoras dependen menos de inversionistas externos, pero también podría traer más estabilidad en los retornos, atrayendo a más inversionistas al espacio.

Una estrategia de inversión en seguros con visión de futuro

Para obtener rendimientos óptimos en el corto plazo, los inversores de capital privado deberán desarrollar estrategias precisas de inversión en seguros y asociarse con las empresas de su cartera para impulsar la creación de valor tanto a corto como a mediano plazo.

Hoy en día, algunos inversores de capital privado trabajan estrechamente con las empresas de su cartera para maximizar el valor de sus inversiones y explorar una variedad de oportunidades de crecimiento y creación de valor. Esto comienza con la identificación de ganancias rápidas posteriores a la integración (cuando sea relevante), implementando una combinación de estrategias de crecimiento orgánico e inorgánico que anticipen los ciclos del mercado y manteniendo constantemente en mente un enfoque de salida dados los rápidos cambios en el mercado de seguros en general:

Encontrar ganancias rápidas después de adquisiciones a través de la integración

Los inversionistas de capital privado pueden tomar medidas tempranas para capturar valor de las adquisiciones de seguros a través de una integración efectiva posterior al acuerdo (reconociendo que diferentes grados de integración serán más apropiados para ciertas adquisiciones). Los planes sólidos de 100 días, desarrollados durante el proceso de negociación, pueden garantizar que el equipo adopte un enfoque disciplinado para lograr ganancias estratégicas rápidas y comenzar a planificar apuestas a más largo plazo (por ejemplo, migración de tecnología). Las firmas de capital privado también deben asegurarse de que las nuevas empresas de su cartera cuenten con el talento adecuado, realizando contrataciones estratégicas de alto nivel con amplia experiencia en seguros, según sea necesario.

Desarrollar estrategias para la optimización de la cartera y el crecimiento orgánico

La gestión eficaz de la cartera requiere una ejecución precisa y coordinada de todas las iniciativas específicas. Los inversores deben revisar la combinación de su cartera (por ejemplo, productos o segmentos de clientes) e identificar áreas líderes y rezagadas. Las decisiones sobre dónde quiere crecer, reducirse o entrar la empresa deben tomarse en función de las capacidades de la organización y la dinámica del mercado de seguros (por ejemplo, el ciclo económico o el panorama competitivo). A medida que la dirección de la cartera toma forma, los inversores deberían lanzar esfuerzos orgánicos de creación de valor, incluido el aprovechamiento de la IA generativa y el lanzamiento de iniciativas de eficiencia, como actualizaciones de tecnología central. Las iniciativas orientadas a lo comercial, que incluyen fijación de precios, comisiones y optimización de marketing y ventas, pueden generar valor incremental y crecimiento específico.

Impulsar esfuerzos disciplinados de reducción de costos

Varios obstáculos están creando desafíos de rentabilidad para las compañías de seguros respaldadas por capital privado. La inflación financiera ha elevado los costos de las pérdidas más rápido que las primas en algunas líneas de negocios, mientras que la inflación social ha elevado los costos de los litigios, lo que también ha reducido la rentabilidad. En respuesta, las empresas respaldadas por capital privado deberían evaluar y cuantificar las oportunidades de reducir costos para proteger los márgenes. Después de dimensionar y priorizar las oportunidades, las empresas privadas respaldadas por acciones deben seguir planes de ejecución detallados y garantizar que exista una responsabilidad clara sobre el ritmo y el impacto esperados para capturar sus ahorros objetivo.

Crear un motor de fusiones y adquisiciones eficaz y adaptado al entorno económico actual

A medida que el diferencial del arbitraje múltiple disminuye y las estrategias de acumulación se vuelven más difíciles de implementar, la integración vertical se está convirtiendo en una opción cada vez más atractiva para que los inversores reduzcan los costos y aumenten las ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. Ha habido casos de corretajes minoristas que han adquirido agentes generales gestores y mayoristas especializados en riesgos de ciberseguridad. Otros distribuidores se han expandido a áreas adyacentes (por ejemplo, organizaciones patrimoniales o de empleadores profesionales). Las empresas de capital privado pueden aprovechar estas oportunidades creando un proceso de fusiones y adquisiciones repetible y basado en datos para investigar y seleccionar las mejores oportunidades de inversión.

La trayectoria del capital privado en el sector de seguros se está volviendo a trazar por la convergencia de los crecientes costos de capital, los cambios en la dinámica de las tasas y los efectos dominó de cambios significativos en el riesgo. Esta coyuntura eleva el listón de las decisiones de inversión y subraya la necesidad de una mayor creación de valor, lo que exige una sutileza estratégica que vaya más allá de la simplicidad de las adquisiciones de antaño.

Fuente: 100% Seguros

Últimos artículos

Conoce más